Cada vez comemos menos pescado

Cada vez comemos menos pescado

 

El consumo de pescado en los hogares españoles se ha mantenido en la cuerda floja en 2017, con descensos acusados en el índice per cápita (-8,6 %), en un ejercicio en el que el precio medio de estos productos repuntó más de un 6 % respecto a 2016. Son los datos que se extraen del Informe del consumo de alimentación en España 2017, según el cual, el consumo doméstico de pescado cayó un 3,3 % respecto 2016, aunque en términos de valor aumenta ligeramente (0,9 %) como consecuencia del incremento en el precio medio del 4,4 % (8,29 euros/kilo).


Los hogares españoles destinaron el 13,29% del gasto en alimentación y bebidas a la compra de pescado, con un desembolso per cápita de 196,71 euros y un consumo de 23,73 kilos por persona y año, una cantidad -esta última- un 6,9 % menor que en 2016.


Cada español consumió el año pasado un 8,6% menos de pescado congelado, de forma que se situó en 21,50 kilos por persona y año. Por otro lado. el consumo doméstico de mariscos, moluscos y crustáceos también se redujo un 2,8 %, mientras que el valor creció un 0,6%. El precio medio cerró el año en 8,60 euros/kilo, lo cual implica un incremento del 3,5 % en comparación con el año anterior y el consumo per cápita fue de 6,28 kilos por persona y año, 6,5% menos anual.


La compra de conservas de pescados y moluscos, a diferencia de la categoría anterior, repuntó un 1,7% mientras que el valor creció en mayor proporción (+5,7%) apoyado en un aumento de precio de un 3,8 % en comparación con 2016 (9,70 euros/kilo). Disminuye el consumo per cápita de conservas un 2,1%, con una cantidad media ingerida por persona y año de 4,42 kilogramos.

 

Pescado: parte de una alimentación saludable

En la pirámide de alimentación saludable que ofrecen los nutricionistas, el pescado está presente, sin duda, en lo más alto. El pescado está considerado un alimento básico para el desarrollo de los niños y para el aporte de nutrientes a todas las edades. 

El pescado se aconseja consumir entre dos y cuatro raciones de pescado por semana y alternan entre los magros (blancos) y los grasos (azules). En el caso de las embarazadas, los lactantes y los niños de hasta 15 años, se recomienda especialmente su consumo.

El pescado puede ser disfrutado de miles de maneras diferentes, es nutritivo, delicioso, saludable y preferible antes que la carne roja o de aves. Es rico en proteínas, nos aporta todos los aminoácidos que el cuerpo necesita, mantiene los tejidos, órganos y sistema de defensa en perfectas condiciones y además, nos proporcionan una alta dosis de grasas “cardiosaludables”, las llamadas Omega 3, que reducen el colesterol malo y los triglicéridos, disminuyen la presión arterial y mejoran el desarrollo neurológico.

A su vez, el aporte calórico del pescado es bajo porque no tiene más que un 5% de grasas, que además son del tipo insaturado, es decir, saludables. Tiene una gran cantidad de minerales y oligoelementos (zinc, magnesio, fósforo, cobre, yodo, calcio, potasio, etc), es rico en vitaminas A, B6, B12, D y E, que contribuyen al crecimiento y es bajo en sodio, siendo ideal para los que padecen hipertensión o retención de líquidos, así como también insuficiencias renales. Y como si fuera poco, el pescado es de fácil digestión, se puede metabolizar mejor que la carne roja.

Llevar una dieta equilibrada y sana, te ofrecerá efectos positivos a la salud, de eso no hay dudas. El pescado ha de estar presente en tus comidas semanales, combinada con vegetales y cereales. Debido a sus propiedades nutricionales, el pescado es un alimento fundamental en nuestra alimentación. En Hiperxel recomendamos consumir de 3 a 5 veces a la semana pescado.

COMPARTIR