La importancia de reducir los desperdicios alimentarios

La importancia de reducir los desperdicios alimentarios

 

España es el sexto país de la Unión Europea que más alimentos desperdicia, concretamente más de 7 millones de toneladas anuales. Una cifra que debe hacernos reflexionar y más si añadimos que un 80% de los españoles afirman tirar comida de un modo habitual, lo que se traduce en un desperdicio de unos 500€ anuales. Hoy en Hiperxel queremos ayudarte a minimizar los desperdicios y así cuidar un poco más nuestro planeta.

Lo más importante: Planificar el menú de la semana

En la siguiente imagen podrás ver la frecuencia de consumo de cada tipo de alimento. Siguiendo esta tabla podrás hacer una buena planificación que, además, te ayudará a seguir una dieta variada y equilibrada.

Los expertos recomiendan 5 comidas al día, por lo tanto, distribuye los alimentos de modo que tengas un menú para el desayuno, la media mañana, la comida, la merienda y la cena. Si organizas el menú de la semana será mucho más fácil saber qué productos necesitas comprar y, sobre todo, la cantidad para los próximos días. Otra manera de poder planificar la compra es mirar qué tienes en la despensa y el frigorífico antes de ir a comprar.

Mirar el etiquetado y la fecha de caducidad

Es muy importante leer la información que aparece en las etiquetas de los envases, de este modo conocerás exactamente lo que vas a comer y sabrás los productos más adecuados para tu menú semanal. Por otro lado si sabes que vas a consumir carne el martes, por ejemplo, podrás elegir un tipo de carne que tenga una fecha de caducidad o de consumo preferente más inmediata. Así evitarás que este alimento se tire a la basura. 

Organizar la nevera y el congelador

Mantener un orden en el frigorífico te permitirá tener un control de los productos que tienes y los que necesitas añadir a tu lista de la compra. Asegúrate de que los alimentos que guardes estén bien tapados para que los olores y los sabores no queden impregnados en la nevera. Para seguir una correcta organización, primero tendrás que colocar los alimentos que has comprado al final de las estanterías y, así, los más antiguos estarán a primera fila y los consumirás antes. También es importante mantener el frigorífico bien limpio para evitar que queden residuos y alimentos estropeados.

Vigila el estado de tu congelador, la temperatura ideal para no romper la cadena de frío es de -18ºC. Cuando vayas a congelar realiza paquetes que se adapten al consumo del alimento congelado. No congeles 10 trozos de carne juntos si sólo tienes previsto consumir 4 a lo largo de la semana. Tan importante es hacer paquetitos como identificarlos con la fecha de congelado y, así, no se te olvidará consumirlos.

Evitar el desperdicio en los restaurantes

Comer fuera de casa no es sinónimo de consumo irresponsable. En España se tiran 63.000 toneladas anuales de comida en el sector de la restauración. Si quieres evitar situaciones como ésta, debes tener en cuenta las raciones y evitar comer por los ojos.

Aunque hayas pedido una ración pequeña, puede que quede comida en el plato. Si es así, tienes la opción de pedir al camarero que te ponga las sobras para llevar. Ésta es una práctica cada vez más extendida en España y en países como Estados Unidos es muy habitual.

¿Qué hacer si sobra comida?

Si a pesar de realizar una planificación del menú semanal, te sobra comida puedes reutilizarla elaborando otros platos de comida. Antes de congelar los alimentos para luego utilizarlos de nuevo, debes mantener una buena higiene en la cocina:

. Tapa herméticamente las sobras.

. Las sobras congeladas debes consumirlas antes de tres meses.

. Prohibido volver a congelar las sobras descongeladas.

Los productos congelados ayudan a reducir los desperdicios en la comida

Los productos congelados reducen considerablemente la producción de desechos, un problema enorme, ya que más de la mitad de los alimentos no se consumen. Con los productos congelados reduciremos la basura ya que sólo descongelaremos aquello que vayamos a consumir, ahorrando también dinero de nuestros bolsillos.

COMPARTIR