Hiperxel

Trucos y consejos

  • Quitar el olor de pescado de las manos

    A veces podemos quedarnos con el olor a pescado en las manos. Lavarlo con agua y jabón no siempre es suficiente. Para ello, podemos optar por un remedio natural como es el vinagre y limón. Nos frotamos las manos con la mezcla, aclaramos con agua y listo. También podemos hacernos con un “jabón” de acero. Válido también para el olor a ajo.

  • La fritura perfecta

    ¿Cómo conseguimos un pescado crujiente y nada aceitoso? Pues lo primero y muy importante es secar bien el pescado. Después lo rebozamos y lo metemos en la nevera unos 15 minutos antes de freír. Calentamos bien el aceite (sin que llegue a humear). Y finalmente freímos por tandas para que se haga por todos lados. Sacamos y escurrimos sobre papel de cocina. ¡A disfrutar!

  • Suavizar el sabor fuerte a pescado

    Un muy buen truco para todos aquellos que no sean grandes amantes del pescado. Aunque pueda parecer raro, remojar el pescado en leche ayuda a suavizar su sabor. Bastará con media hora, pero mejor si lo dejamos toda la noche. También podemos descongelar pescado en leche con el mismo objetivo. Podemos añadirle sal, pimienta, perejil, ajo o nuestras especias preferidas. Después, escurrimos bien la leche y cocinamos normalmente.

  • ¿Platos muy salados?

    Si estamos haciendo un guiso con poca salsa, como por ejemplo una menestra o una carne, el pan puede solucionar el problema de la sal. Echar un bollo de pan partido por la mitad en el guiso, rociar con un poco de agua y dejar cocinar unos minutos.

    Otra sugerencia es echar una patata al guiso, para que absorba el exceso de sal, aunque recuerda evitar comértela.

  • Para que los niños coman pescado

    Platos coloridos: guarniciones y salsas.

    Sin espinas y fáciles de sacar: merluza, emperador, atún...

    Mezclarlo con alimentos que les gusten: macarrones, albóndigas...

    Que ayuden a cocinar para que sea más natural y divertido.

  • Como cerrar los calamares rellenos

    Los calamares rellenos se cierran con un palillo, pero a veces se sale el relleno durante la cocción.

    Es fácil, cuando lo limpiamos le damos la vuelta (como a un calcetín) y los rellenamos. Sin necesidad de usar palillos.

    Durante la cocción el cuerpo de calamar se contrae y cerrará el orificio sin que se escape el relleno.

  • Tiempo de cocción del marisco

    Para aconsejarte bien sobre los tiempos es determinante diferenciar entre piezas grandes, medianas y pequeñas: 

    A pesar de que todos deben volcarse en la olla cuando el agua esté ya hirviendo, la diferencia radica en saber cuándo deben retirarse según el tamaño, diferenciando en tres categorías: 

    Pequeños: 

    Camarones, percebes, gambas… se sacan del agua cuando el agua vuelve a hervir. 

    Medianos:

    Langostinos, cangrejos y nécoras pequeñas…se dejan aproximadamente 1 minuto una vez reiniciado el hervor. Las nécoras y cigalas (con un tamaño un poco más grande) se dejan de 3 a 5 minutos desde que el agua vuelve a hervir. 

    Grandes:

    Centollos, bueyes, bogavantes y langostas…cuando el agua vuelve a hervir, es cuando se empieza a contar el tiempo antes de retirarlo, pero en este caso el tiempo estará en función del peso de cada pieza: 

    500 gr 10 minutos, 600 gr 11 minutos, 700 gr 12 minutos…y así sucesivamente incrementándose un minuto por cada 100 gramos adicionales. 

    Para este consejo hay que tener en cuenta, que variables como la cantidad de agua o la fuente de calor escogida, puede variar el resultado de la cocción de los mismos.

  • Enfriar el marisco

    Lo más común para enfriar con rapidez y agilidad el marisco es colocarlos sobre una superficie en la que los colocamos con la cocha hacia abajo, es decir, las patas hacia arriba, esto hace que no pierdan todo su jugo!! 

    Otro método ideal para langostinos, camarones y gambas, es hervir el marisco pero sin haberle echado sal al agua, de este modo, vamos preparando hielo picado con sal, y cuando el marisco esté cocido se colocan sobre el hielo dejando enfriar aproximadamente 1 minuto, de este modo cogen la sal por si solos, además de no secarse y quedando la carne tersa.

  • Mariscos a la plancha

    Gambas, Cigalas y Langostinos, los podemos hacer de una manera sencilla:

    Cogemos una sartén echamos sal gorda, y al calentarla cuando esta empieza a saltar, se colocan las gambas con un poquito de aceite de oliva, se pasan dos o tres minutos por cada lado, según el grosor de la gamba y vemos como los granos de sal se quedan adheridos y chamuscaditos en la concha. Mmmm Para comérselas con los dedos!!!

    Bogavante o langosta a la plancha:

    Para piezas más grandes (500 a 700 g), previamente a hacerlos en la plancha, es necesario escaldar el bogavante o la langosta en agua hirviendo de 1 a 3 minutos. 

    Una vez fuera y escurrido lo cortamos por la mitad con intención de colocarlos en la plancha sobre el lado de la carne. 

    Pero primero sazonamos con sal y para los más atrevidos un poco de pimienta y una punta de mantequilla o aceite de oliva, 10 o 15 minutos de plancha….y listo!

  • Pasos de descongelación

    Selecciona solo la cantidad que necesitas emplear. El resto debe quedarse en el congelador protegido con un plástico.

    Coloca el producto en una bandeja con rejilla que lo separe del agua que se licúa al descongelar.

    Deposita el producto, cubierto por un plástico, en la parte baja del frigorífico hasta su descongelación, un día antes de su utilización.

    Si necesitas consumir el producto en el momento, puedes descongelarlo bajo el chorro de agua fría o en el microondas. Debes cocinarlo inmediatamente después de descongelar.

  • Tiempo máximo para cocinar productos descongelados

    Lo idóneo es consumir de forma inmediata el alimento que ha sido descongelado. Como en todos los alimentos, cuanto menos tiempo permanezcan en la nevera mejor impedimos y prevenimos el crecimiento de bacterias. Dependiendo si se trata de carne, pescado o mariscos los tiempos varían, así por ejemplo…

    La carne, los mariscos y las aves, lo ideal es no consumirlos más de dos días después de haberse descongelado.

    La carne de cordero, carne de cualquier tipo de res y la de cerdo, suele aguantar hasta tres y cinco días tras haber sido descongelada.

    El pescado es más delicado, comenzando porque su descongelación siempre recomendamos hacerla en la propia nevera ya que sin bien es un método más lento, es el más seguro, no solo para el pescado sino para todos los alimentos. En estos casos se recomienda su consumo el primer o segundo día después de su descongelación.

  • Errores más comunes en la descongelación

    En Hiperxel insistimos mucho que en la forma idónea de descongelar los alimentos es la nevera, no recomendando hacerlo a temperatura ambiente y mucho menos en agua caliente, ¡práctica muy utilizada cuando hay poco tiempo para cocinar!

    El calor del agua o la temperatura ambiente (sobre todo en verano) hace que el riesgo de contaminación del alimento sea mucho mayor, hay que tener en cuenta que el crecimiento de bacterias se produce sobre todo entre 4ºC y 60ºC.

    Otro de los errores más comunes, es volver a congelar los alimentos una vez descongelados.

    En Hiperxel recomendamos que nuestros productos no deben volver a congelarse salvo que se cocinen a más de 70ºC durante al menos dos minutos.

    Otro consejo es evitar el contacto directo entre alimentos que se descongelen y otros que ya estén cocinados, para evitar contaminaciones cruzadas.