Los beneficios que convierten al pescado en un alimento imprescindible

Los beneficios que convierten al pescado en un alimento imprescindible

 

Cualquier época del año es momento perfecto para comer pescado y disfrutar de sus múltiples beneficios para la salud. Rica en vitaminas A, D, E, B6 y B12, yodo, fósforo y magnesio, y también en Omega-3, los expertos en nutrición coinciden en que las personas que comen pescados tienen una mejor salud cardiovascular y tienden a ser más saludables en general.

El pescado: Fuente Rica en Vitaminas y Minerales

La carne de pescado es rica en vitaminas A, D, E, B6 y B12, yodo, fósforo y magnesio, y también en Omega-3 (EPA y DHA), un ácido graso esencial que desempeña funciones importantes en nuestro cuerpo, como el apoyo al crecimiento, la visión, función cerebral, disminuye la formación de coágulos en la sangre, decrecen los niveles de triglicéridos, promueve la reactividad de las arterias y baja la presión arterial, entre muchos otros beneficios.

Los ácidos grasos DHA y EPA aportados por la carne de pescado son sumamente importantes para las distintas etapas de la vida, desde la intrauterina para el desarrollo del cerebro del niño hasta etapas adultas para mejorar la salud cardiovascular y ayudar a prevenir el Alzheimer. Estos ácidos grasos se encuentran principalmente en la calidad óptima en pescados y mariscos, a su vez nos aportan proteínas de alto valor biológico que tienen la facultad de ayudarnos a bajar de peso, porque aceleran el metabolismo y estimulan la reducción de grasa corporal. Por eso es tan importante incorporarlos en nuestra alimentación, además de generar saciedad.

A la plancha o al Horno: La Mejor Elección

En Hiperxel recomendamos consumir los pescados sin aceite, cocinarlos a la plancha o al horno y evitar comerlo frito. Y si lo que buscamos es perder peso, es importante tener claro que se trata de un alimento bajo en calorías en general, pero hay algunos más convenientes que otros para este propósito y debemos preferir los bajos en grasa, por encima de los semigrasos y grasos.

Los bajos en grasa y con bajo aporte calórico, de unas 70 Kcal por porción, son principalmente la merluza, el bacalao y el lenguado. Los pescados semigrasos como el congrio, la trucha, carpa o el rodaballo, aportan unas 150 kcal y los grasos como el atún, jurel, salmón y sardina, contribuyen con unas 250 kcal por porción.

Es importante entender que hay pescados que tienen más Omega-3, pero que también son los que tienen más grasa.

Una ingesta recomendable sería de 3 raciones de pescado blanco y 2 raciones de pescado azul a la semana para disfrutar de todos los nutrientes y beneficios del pescado.

COMPARTIR