Mitos y Verdades del Consumo de Pescado

Mitos y Verdades del Consumo de Pescado

El pescado es uno de los alimentos cárnicos más saludables y nutritivos. Contiene proteínas, calcio, vitaminas, hierro y omega 3, que lo hacen un alimento necesario para cada etapa de la vida. Un estudio de la FAO señala que el pescado representa en la actualidad casi el 17 por ciento de la ingesta de proteínas de la población mundial, porcentaje que en algunos países costeros e insulares supera el 70 por ciento.

Sin embargo, es importante atender algunas recomendaciones de los profesionales a la hora de su compra y preparación, y no caer en mitos ni medias verdades. Por ello, a continuación te mostraremos las verdades y los mitos del consumo de este imprescindible alimento.

EL OMEGA-3: El mejor aliado para la salud

El consumo de pescado disminuye el riesgo de un infarto o accidente cerebrovascular gracias a los ácidos grasos Omega-3. Los estudios demuestran que basta comer un par de porciones por semana de pescado para reducir en un tercio o a la mitad las probabilidades de sufrir un ataque cardíaco y reducir hasta en un 20% los niveles de colesterol en sangre.

Además, es importante que una mujer embarazada no limite su consumo de este alimento durante el embarazo, ya que tiene propiedades beneficiosas para el desarrollo cerebral del feto.

Los ácidos grasos Omega-3 son fundamentales en la concepción, crecimiento y desarrollo del embrión y en el niño. En el neonato, los niveles de Omega-3 dependen de las concentraciones plasmáticas en la madre en relación a la nutrición durante el embarazo, y del tamaño de la placenta y las proteínas transportadoras. El Omega-3 se necesita para el desarrollo cerebral y ocular del feto. Además, durante la gestación, la única fuente de Omega-3 para el feto es el proveniente de la madre. Por tanto, el consumo de pescado durante el Embarazo está totalmente recomendado.

Pescado Blanco o pescado Azul. ¿Cuál es Mejor?

Pese a que continúa existiendo un eterno debate sobre si es mejor consumir un tipo u otro, tanto el pescado azul como el blanco son saludables y deben formar parte de una dieta  saludable, variada y equilibrada en todas las etapas de la vida. Ninguno es mejor que otro, ya que el pescado blanco tiene una gran fuente de vitaminas y el pescado azul dispone de una gran cantidad de ácidos grasos omega-3.

Los expertos recomiendas 3 porciones de pescado blanco y 2 porciones de pescado azul a la semana para que puedas aprovechar al máximo todos sus beneficios.

COMPARTIR