Qué son los macronutrients y por qué son tan beneficiosos

Qué son los macronutrients y por qué son tan beneficiosos

 

Los 3 macronutrientes son los carbohidratos, la proteína y las grasas. Estos son los proveedores principales de nutrientes. Además de darle al cuerpo energía, los macronutrientes sirven para otras funciones vitales. En este artículo te daremos toda la información que necesitas acerca de los macronutrientes.

 

La nutrición es un proceso biológico que consiste en la asimilación de ciertos alimentos y líquidos necesarios para el desarrollo y el mantenimiento de las funciones vitales del cuerpo humano. Estos nutrientes se dividen a su vez en dos grupos: los micronutrientes y los macronutrientes. Mientras los primeros, también conocidos como vitaminas y minerales, trabajan para asegurar el buen funcionamiento del organismo, los macronutrientes son aquellas sustancias que le proporcionan energía, ayudan a reparar y construir las estructuras orgánicas, promueven el crecimiento y regulan los procesos metabólicos, entre otras funciones.

Tres tipos de Macronutrientes

Los macronutrientes están compuestos por tres elementos de suma relevancia: las grasas o lípidos, las proteínas y los carbohidratos o glúcidos. Un grupo al que también podrían pertenecer el agua y la fibra, pero que a diferencia de sus compañeros no tienen ningún aporte de calorías, unidad de medida de la energía. ¿Para qué sirve cada sustancia y a qué se debe su importancia?

Los Carbohidratos

En la dieta, los carbohidratos son los mayores proveedores de energía en términos de actividad física y mental. La Academia de Nutrición y Dietética recomienda que los carbohidratos no superen un 50% de la ingesta calórica diaria para un adulto medio.

Deberías optar por carbohidratos complejos cuando te sea posible, ya que no producen picos de azúcar en la sangre, cosa que los simples sí. Además los carbohidratos complejos te mantienen saciado durante más tiempo, son ricos en minerales y te dan una sólida dosis de fibra. Los carbohidratos complejos también tienen un efecto positivo en la salud intestinal y pueden ayudar a regular los niveles de colesterol. En Hiperxel te recomendamos frutas, verduras, legumbres y cereales.

Las proteínas

Este macronutriente realiza varias funciones en el cuerpo humano. La proteína funciona como hormona, enzima y anticuerpo para el sistema inmune. Las proteínas también son parte de las estructuras corporales, como el tejido conectivo, la piel, el pelo y la fibra muscular.

La mayoría de la proteína (un 60%) se almacena en la musculatura. Las reservas de proteína no sirven como fuentes directas de energía, sino que trabajan construyendo bloques para otras estructuras en el cuerpo.

Deberías consumir alrededor de un gramo diario de proteína por kilo de peso corporal. Si quieres construir masa muscular, puedes aumentar la ingesta a 1,2 o 1,8 gramos por cada kilo de peso para ver más resultados. En Hiperxel te recomendamos consumir carne blanca, pescado azul y blanco, marisco, legumbres, huevos y lácteos.

Grasas

El nutriente energético por excelencia. Las grasas son depósitos de energía que sirven como sustento para nuestro organismo y que favorecen la asimilación de ciertas vitaminas y síntesis hormonales. Los depósitos de grasa en el cuerpo rodean, protegen y mantienen en su lugar a órganos como los riñones, el corazón y el hígado; asimismo, una capa de grasa protege al cuerpo de los cambios de temperatura ambiental y preserva el calor corporal.

En las grasas poliinsaturadas también hay omega 3 y omega 6, que son esenciales para el cuerpo y se obtienen de una dieta nutritiva. Los pescados azules, como el salmón, la palometa, el atún, la sardina o el pez espada y , y mariscos como los camarones, las vieiras, la langosta o la almeja son particularmente ricos en estos ácidos grasos. El cuerpo humano necesita grasas no saturadas para regular el metabolismo y para mantener la elasticidad de las membranas. Las grasas no saturadas también mejoran el flujo sanguíneo y son importantes para el crecimiento y regeneración de las células.

Los lípidos no sólo ofrecen al cuerpo los valiosos ácidos grasos, sino que también proveen vitaminas solubles en grasa, como la A, la D, la E y la K. Las grasas animales le dan al cuerpo colesterol, que se sintetiza a través de la exposición al sol para formar vitamina D en la piel.

El colesterol también juega un papel importante en la producción de hormonas. De todas formas, aunque el cuerpo necesita algo de colesterol, una dieta muy alta en colesterol no se recomienda ya que implica riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Las grasas deberían ser un 30-35% de tu ingesta calórica diaria, con un 20-25% de no saturadas y un máximo de un 10% de saturadas.

En resumen, los 3 macronutrientes son cruciales para la salud y realizan importantes funciones corporales. Una dieta equilibrada con una buena relación de macronutrientes es vital para mantener una buena salud.

 

 

COMPARTIR