Verduras congeladas: una opción saludable

Verduras congeladas: una opción saludable

Verduras congeladas: igual de saludables

 

Los alimentos congelados pueden ser tan saludables como aquellos alimentos que no han sido congelados. Uno de los mitos sobre los alimentos congelados es que no conservarn los nutrientes de la misma manera que los frescos; y esto no es así cuando se congelan en el momento adecuado, a la tempartura ideal y en un proceso cuidado.

 

Hay congelados y congelados. 
 
 
Podemos afirmar con rotundidad es que el consumo de verdudas que se compran congeladas puede ser tan saludable como el consumo de verduras frescas. Uno de los motivos es que  la congelación  de la verdura requiere un procesado mínimo, su función es incrementar el tiempo de conservación de los alimentos y el impacto o la alteración a la que son sometidos en este caso es reducida.
 

Las verduras congeladas pueden llegar a ser más saludables que las frescas

 

La razón es sencilla: si las verduras frescas son recogidas y congeladas, pasa muy poco tiempo entre una acción y otra, se hace ese proceso cuando tienen su mayor valor nutritivo, por lo que conservan más nutrientes que si se recolectan frescas y pasa tiempo hasta que se congelan o consumen.

En esta línea, algunos estudios, por ejemplo el realizado por Leatherhead Food Research y la Universidad de Chester, en un 66 % de los casos analizados, las verduras congeladas tenían mayores valores nutricionales que esas mismas verduras frescas.

 

Las verduras congeladas son sometidas a un proceso de ultracongelación que conserva sus propiedades prácticamente intactas y evita el posible deterioro causado por microorganismos.

 

En la mayoría de los casos estas verduras han sido cortadas antes de ser congeladas, por ello, nos resultan más cómodas y rápidas a la hora de cocinar y, con la ventaja de que las podemos encontrar durante todo el año, aunque sea fuera de temporada.

 

En conclusión: ¿podemos tomar verduras congeladas sin preocuparnos por su valor nutricional?

 

El consumo de verduras es fundamental para llevar una dieta sana y equilibrada. Lo que mantienen los expertos es que si recurrimos a verduras congeladas debemos estar tranquilos, ya que también son sanas y nos aportan infinidad de nutrientes, tantos o más que las verduras frescas. 

En todas las tiendas Hiperxel encontrarás una amplia selección de verduras congeladas. Vamos a dedicar este artículo a una de ellas: el brécol, un auténtico superalimento. 

 

Brócoli congelado: razones por las que debe formar parte de una dieta saludable

 

  1. Salud cardiovascular. El brócoli ayuda a eliminar el colesterol malo del cuerpo, favoreciendo la salud cardiovascular.
  2. Alimento detox. Las propiedades antioxidantes del brécol ayudan a eliminar toxinas, los radicales libres y el ácido úrico gracias a que el sulforafano mejora la función del hígado. De esta manera, la piel y la sangre se purifican.
  3. Piel sana y bonita. Es una limento rico en antioxidantes, vitaminas E, B, A K y ácidos Omega -3,  que favorecen el cuidado de la dermis. Además, es rico en  vitamina C, necesaria para estimular la producción de colágeno que dota de flexibilidad a la piel; la vitamina E protege las membranas celulares de la piel y defiende contra el daño por radiación de rayos UVA. ¡La combinación perfecta!
  4. Huesos fuertes. Esta verdura es una gran fuente de calcio, fósforo, magnesio y zinc, imprescindibles en al prevención de la osteoperosis.
  5. Salud ocular. La zeaxantina y el beta-caroteno, la vitamina B2, y la vitamina A convierten al brócoli en protector de la vista. Su consumo habitual previene la degeneración muscular, las cataratas y los daños de las radiaciones UV, así como otras enfermedades degenerativas.
  6. Protección contra la anemia por su cantidad de hierro.
  7. Fuente de fibra: recomendado en aquellas situaciones en que se sufre estreñimiento.
  8. Mejora el sistema inmunitario. Gracias a la vitamina C, el beta-caroteno, las múltiples vitaminas y los minerales, el bróculi ayuda a fortalecer el sistema inmune.
  9. Si estás embarazada, el brócoli es tu aliado. El ácido fólico y el fósforo son indispensables para la formación del feto.
  10. Prevención de diferentes tipos de cáncer. Tiene propiedades anticancerígenas, que se potencian con su contenido de vitamina A, C y E, aminoácidos, zinc y potasio. Investigaciones concluyen que el consumo de brócoli es efectivo como prevención del cáncer de mama, de útero, de próstata, hígado, colon, riñones e intestinos.

COMPARTIR