Bacalao: el pescado blanco en el que todo se aprovecha