El marisco congelado: Una buena alternativa para estas navidades

El marisco congelado: Una buena alternativa para estas navidades

 

Uno de los productos estrella de las navidades es, sin duda, el marisco. Gambas, cigalas, mejillones, almejas, langostinos, etc. copan el protagonismo a la hora de los entrantes, y otras especies más grandes, como el centollo o el bogavante, se presentan muchas veces dentro de un plato principal. Así que las compras de marisco en Navidad se disparan y, con ellas, también su precio.

Ya sea por falta de previsión o por simple desconocimiento, la mayoría de las persona seguimos comprando en el último momento los pescados y mariscos que consumimos en Navidad. Por ello, hoy en Hiperxel te queremos hablar de una alternativa que seguro que hará que ahorres dinero estas navidades: Hablamos de anticipar tus compras con marisco congelado.

El marisco congelado: Una buena alternativa para estas navidades

 

El marisco uno de los platos más demandados durante las fiestas navideñas, y los productos congelados representan una opción algo más asequible y de gran exquisitez para las familias.

Los mariscos congelados hoy en día pasan por procesos de ultracongelación que hacen que la pérdida de propiedades organolépticas sea mínima, por lo que si se conservan adecuadamente pueden ser productos de gran calidad, aunque para sacar todo el rendimiento de estos alimentos, lo fundamental es descongelarlos bien. Además, su precio se mantiene prácticamente constante a lo largo del año, por lo que se puede ahorrar hasta un 40% en este tipo de productos para estas navidades.

 

“Con el marisco congelado se puede llegar a ahorrar hasta un 40% en la cesta de la compra para estas navidades”

 

Para sacar todo el rendimiento a estos alimentos, lo fundamental es descongelarlos bien. Para mantener los congelados con todas sus propiedades nutricionales y evitar cualquier posible alteración, el primer paso es respetar la cadena del frío desde el momento en que el alimento es manipulado, trasladado y expuesto, hasta que llega a la mesa.

Por otra parte, saber que siempre se debe respetar la fecha de caducidad y las instrucciones de la etiqueta y es importante saber que nunca hay que descongelar un producto y luego volver a congelarlo, al igual que la descongelación debe hacerse preferentemente en la nevera o en el microondas y evitar hacerlo a temperatura ambiente.

 

Disfruta al Máximo de los productos Hiperxel esta navidad

 

Una de las formas más deliciosas de degustar los langostinos, langostas y otros crustáceos con caparazón congelados crudos es a la plancha. Este tipo de marisco congelado con caparazón siempre se descongela por inmersión en agua fría, dependiendo de la cantidad durante unos quince minutos, ya que si se dejan descongelando al aire las cabezas se ponen de color negro. La mejor fórmula para hacerlos a la plancha es poner una base de un dedo de grosor de sal gruesa en la sartén y calentar hasta que los cristales del mineral crepiten, momento en el que se dispondrán cuidadosamente.

Para aquellas comidas o cenas en las que hay muchos invitados otra idea fenomenal es hacerlos al horno, para lo que hay que precalentar el horno a 220 grados, disponer los mariscos en la bandeja de horno con un dedo de sal y dejar cuatro o cinco minutos sólo con el programa de gratinar. Para saber si los langostinos están en su punto, basta con comprobar que la carne de la cabeza está blanca.

En el caso de que se decanten por tomar los mariscos cocidos, hay que esperar a que el agua hierva, momento en el que se añadirá abundante sal y se introducirán los mariscos cuyo tiempo de cocción debe contarse a partir de que comiencen a hervir nuevamente. La razón por la que hay que poner sal en abundancia en el agua es para evitar que el marisco pierda sus propias sales.

Los tiempos de cocción se deben respetar para que el marisco quede jugoso y lo recomendable es un minuto para el langostino y la gamba grande, dos minutos para las cigalas pequeñas y 15 minutos para las langostas, unos tiempos que se deben duplicar si se prefiere tomar el producto al vapor. Una vez pasado el tiempo de cocción, ésta se debe cortar con agua fría si el marisco se desea comer tibio en ese momento o con agua fría con hielo si se prefieren fríos.

Los mariscos se pueden adquirir ya cocidos, sólo hay que descongelarlos en un recipiente con rejilla y tomarlos directamente si se quieren degustar fríos o calentarlos brevemente al vapor si se prefieren tibios.

En el caso de que se adquieran las gambas ya peladas,  otras elaboraciones, la del salteado también es una buena idea, para lo que sólo hay que calentar mucho el aceite e introducirlos directamente sin descongelar.

Ya no tenéis escusa para disfrutar del mejor marisco estas navidades. Disfruta del mejor marisco, como siempre, en Hiperxel.

COMPARTIR