Los productos congelados son de la misma calidad que los frescos

Los productos congelados son de la misma calidad que los frescos

 

Los alimentos congelados se han convertido en tendencia gastronómica. En Hiperxel somos especialistas en productos conservados por debajo de -18º y tenemos muy claras sus virtudes: no sufren las fluctuaciones de precio de sus variantes frescas, están disponibles todo el año y se presentan ya listos para consumir. Pero… ¿son también igual de buenos?

 

IGUAL DE SANOS QUE LOS PRODUCTOS FRESCOS

 

Actualmente, en los productos congelados se emplea una técnica denominada ultracongelación, en la que los alimentos se congelan a gran velocidad alcanzando temperaturas de hasta -40 ºC, lo que garantiza casi el 100% de su contenido nutricional. De hecho, gracias a este sistema se pueden dar paradojas como que la verdura congelada posea más vitaminas y minerales que la fresca.

 

Las vitaminas se pueden perder durante los procesos de selección, almacenamiento, transporte y distribución a los que son sometidos los productos durante varios días. Sin embargo, la congelación inmediata de estos alimentos después de la recolección, minimiza la pérdida de nutrientes, preservando mejor su valor nutritivo y su calidad organoléptica.

 

Los pescados aportan proteínas, minerales y omega 3, entre otros nutrientes, que contribuyen al buen funcionamiento del organismo y que hacen que este alimento sea ideal en cualquier etapa de la vida. La ultracongelación sirve para conservar el pescado durante un tiempo prolongado, lo que permite preservar su calidad original.

 

“Los pescados congelados de manera correcta mantienen los mismos beneficios nutricionales que los frescos”

 

La vitamina C es la que más fácilmente desaparece si se congelan frutas y verduras, ya que se puede reducir su contenido hasta en un 15%. Sin embargo, en alimentos como el pescado, las alteraciones de nutrientes como proteínas, vitaminas y minerales durante la congelación son mínimas. Los congelados son tan sanos como los frescos.

 

CLAVES PARA UNA BUENA DESCONGELACIÓN

 

  • Hazlo dentro de la nevera: Lo ideal es que la descongelación se realice a temperaturas de refrigeración para evitar el desarrollo microbiano. Un error común es no respetar el tiempo y tipo de descongelación de los congelados adquiridos. Es importante colocar el producto a descongelar en un recipiente con rejilla que aisle el alimento de los líquidos de la descongelación, y tapado para evitar contaminaciones cruzadas. Dependiendo del tipo de producto y su modo de uso, puede no ser necesario descongelar previamente, como es el caso de las verduras.

 

  • Consúmelo cuanto antes: un producto correctamente congelado conservará las vitaminas y minerales, pero para no perder propiedades es importante consumirlo tras la descongelación lo antes posible.

 

  • Nunca recongeles: Una vez descongelado algo, volver a congelarlo es un riesgo, no solo porque en el proceso ha ido perdiendo densidad nutricional, sino porque su carga bacteriana puede ser mayor y porque ha ido aumentando durante la descongelación.

 

COMPARTIR